titulo3

RayB es un proyecto de magazine literario que propone llevar a los lectores no sólo la actualidad cultural sino profundizar en los grandes iconos de la literatura universal. Su objetivo es rescatar la alta literatura, sin discriminación de estilo, género o formato, y elevarlo por encima de los fenómenos de moda y de los productos de usar y tirar que, a menudo, llenan las librerías.

«Tratamos de llamar arte a lo que es arte. Sólo existe un camino para hacer arte y pasa, necesariamente, por una renovación del lenguaje. Cualquiera puede escribir un relato, pero hacerlo de manera literaria supone una lucha interna del escritor contra los mitos y las costumbres de la forma, incluso contra sus propios hábitos».

Bajo estas premisas, RayB, no sólo ensalza los clásicos de letras sino que también promueve la renovación de los medios literarios y rebusca entre los formatos y estilos experimentales (caligramas, hipertexto, metaliteratura, microrrelatos, blogs, videojuegos…) para encontrar nuevas vías creativas.

El proyecto supuso el diseño de logotipo de la revista, la creación de la maqueta base, diseño de cubiertas, ilustraciones e interiores, redacción y reglamentación de las pautas de estilo.

La línea editorial sigue las premisas de la renovación del lenguaje comunicativo que promueve la revista por lo que cada número trata de renovarse a sí mismo. Al mismo tiempo, la predominancia de textos, nos hace buscar fórmulas para una lectura agradable, con amplios espacios en blanco y juegos tipográficos que jerarquicen y establezcan juegos de interrelación con los contenidos.

RayB toma su nombre de uno de los más grandes escritores norteamericanos del último siglo, Ray Bradbury, a quien se dedica el primer número de la revista. Habitualmente se le conoce como autor de ciencia ficción, género que supo llevar a lo más alto con sus relatos de atmósfera poética y su estilo amable y nostálgico que, sin embargo, provocan en el lector una cierta angustia metafísica, como ocurre en Crónicas marcianas, una de sus obras más conocidas. Bradbury estaba convencido de que el ser humano está destinado a «recorrer espacios infinitos y padecer sufrimientos agobiadores para concluir vencido, contemplando el fin de la eternidad».

El autor de Farenheit 451 también cultivó otros géneros como el policial, el terror, la fantasía, el realista o el costumbrista y trabajó también en cine y televisión. Su influencia es notable en innumerables artistas de distintas disciplinas.